KIKA. Mi dueña falleció y su hija decidió abandonarme. Me dejó en esta asociación y durante largo tiempo estuve muy deprimida, también estaba asustada y por lo tanto desconfiada. Después de varios meses mi vida ha cambiado soy súper sociable, muy cariñosa y divertida. Ya estoy vacunada, desparasitada y esterilizada. Soy talla mediana. Y estoy súper lista para ser parte de tu bella vida.